A_Rulfo¡Diles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad.

-No puedo. Hay allí un sargento que no quiere oír hablar nada de ti.

-Haz que te oiga. Date tus mañas y dile que para sustos ya ha estado bueno. Dile que lo haga por caridad de Dios.

-No se trata de sustos. Parece que te van a matar de a de veras. Y yo ya no quiero volver allá.

-Anda otra vez. Solamente otra vez, a ver qué consigues.
-No. No tengo ganas de eso, yo soy tu hijo. Y si voy mucho con ellos, acabarán por saber quién soy y les dará por afusilarme a mí también. Es mejor dejar las cosas de este tamaño.

-Anda, Justino. Diles que tengan tantita lástima de mí. Nomás eso diles.
Justino apretó los dientes y movió la cabeza diciendo:

-No.

Y siguió sacudiendo la cabeza durante mucho rato.

Justino se levantó de la pila de piedras en que estaba sentado y caminó hasta la puerta del corral. Luego se dio vuelta para decir:

-Voy, pues. Pero si de perdida me afusilan a mí también, ¿quién cuidará de mi mujer y de los hijos?

-La Providencia, Justino. Ella se encargaaará de ellos. Ocúpate de ir allá y ver qué cosas haces por mí. Eso es lo que urge.

Lo habían traído de madrugada. Y ahora era ya entrada la mañana y él seguía todavía allí, amarrado a un horcón, esperando. No se podía estar quieto. Había hecho el intento de dormir un rato para apaciguarse, pero el sueño se le había ido. También se le había ido el hambre. No tenía ganas de nada. Sólo de vivir. Ahora que sabía bien a bien que lo iban a matar, le habían entrado unas ganas tan grandes de vivir como sólo las puede sentir un recién resucitado. Quién le iba a decir que volvería aquel asunto tan viejo, tan rancio, tan enterrado como creía que estaba. Aquel asunto de cuando tuvo que matar a don Lupe. No nada más por nomás, como quisieron hacerle ver los de Alima, sino porque tuvo sus razones. Él se acordaba:

________________________________________

Macario:  Cuento - Juan Rulfo

Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas. Anoche, mientras estábamos cenando, comenzaron a armar el gran alboroto y no pararon de cantar hasta que amaneció. Mi madrina también dice eso: que la gritería de las ranas le espantó el sueño. Y ahora ella bien quisiera dormir. Por eso me mandó a que me sentara aquí, junto a la alcantarilla, y me pusiera con una tabla en la mano para que cuanta rana saliera a pegar de brincos afuera, la apalcuachara a tablazos... Las ranas son verdes de todo a todo, menos en la panza. Los sapos son negros. También los ojos de mi madrina son negros. Las ranas son buenas para hacer de comer con ellas. Los sapos no se comen; pero yo me los he comido también, aunque no se coman, y saben igual que las ranas. Felipa es la que dice que es malo comer sapos. Felipa tiene los ojos verdes como los ojos de los gatos. Ella e s la que me da de comer en la cocina cada vez que me toca comer...
________________________________________

Juan Rulfo, (1917-1986), Sayula, Méjico. Rulfo no fue tan prolífico en su producción, pero los pocos cuentos y su novela Pedro Páramo fueron suficientes para considerarlo como uno de los grandes de la literatura, no sólo mejicana sino universal. Al igual que Ernest Hemingway, el tema de la vida y la muerte, siempre lo encontramos en sus obras.

Diles que no me Maten

Análisis de "Diles que no me Maten"
Cantidad de palabras: 2,300
Formato: Flashback o racconto, contado en tercera persona.
Este cuento tiene una duración de historia de más de 35 años, pero una duración cronológica del cuento de solo horas, quizás un día, desde que se llevan a Juvencio Nava ante la presencia del coronel, hasta que es fusilado. La historia en sí comienza 35 años antes, cuando Juvencio Nava mata al padre del coronel, jefe de un destacamento de soldados en tiempos de la revolución mejicana.

Para un cuento de apenas 2300 palabras, el espacio de tiempo de 35 años es muy largo, es por eso que Rulfo prefiere contar el cuento casi en su totalidad en retrospección, una parte em forma de diálogo, otra en narrativa, pero la mayor parte la presenta en forma de flashback o racconto, con ello soluciona el problema de la unidad de tiempo y espacio: el cuento dura sólo un día o quizás un poco más; el espacio es de sólo unos pocos kilómetro que los soldados lo hacen caminando al llevar a Juvencio Nava donde el coronel, es en ese trayecto donde se narra la mayor parte de la historia.

El flashback empieza en la línea escrita en tiempo pasado lejano (pasado perfecto) y que dice "Lo habían traído de madrugada. Y ahora era ya entrada la mañana..." y termina cuando la voz de adentro dice: "Amárrenlo y denle algo de beber...", luego se vuelve al pasado cercano en la siguiente línea, la palabra "ahora" es la palabra clave para alertarnos que el flashback ha terminado y continúa la historia retomando el hilo que quedó cuando se dijo que lo habían traído de madrugada.

Lo anterior es la forma. Ahora veamos el contenido. Si hacemos un boceto de la trama, hallaremos que: el protagonista mata a un hombre y escapa a la justicia durante 35 años hasta que es capturado por el hijo de la víctima y luego fusilado. Es una trama bastante débil y muy trillada. Cualquier otro puede re-utilizar esta trama, pero no hay garantía de que obtendrá el mismo éxito de Rulfo. El otro factor lo encontramos en el estilo tan personal del autor para pintar a sus personaje camino a la muerte, no camino a la felicidad. Juvencio Nava es un personaje tridimensional mientras que el coronel es casi un fantasma pues no aparece en escena en forma directa. Rulfo, según el propio García Márquez, es el precursor del realismo mágico ya que él (G.M.), se inspiró en la novela Pedro Páramo para escribir Cien Años de Soledad. Por otra parte, el afamado crítico americano Seymour Menton, en su Antología del Cuento Hispanoamericano, sitúa a este cuento entre los cosmopolitas, pero advirtiendo que ..."parece a primera vista una manifestación rezagada del criollismo". Al avanzar en la lectura del cuento, somos encantados por una suerte de magia verbal que va construyendo poco a poco la personalidad y muerte de Juvencio.

Macario
Análisis del cuento Macario
Cantidad de palabras: 2,100
Formato: Primera persona, tiempo presente.
Muy de vez en cuando nos encontramos con un cuento de las características de Macario - pero los hay. Algunas veces un escritor lo hace para mofarse de su audiencia, otras veces les sale de casualidad al escribir un borrador en tiempo presente, luego desiste continuar y lo convierte en una pieza de este formato.

El formato en primera persona, tiempo presente por lo general viene con un toque de comedia y fantasía, pero también puede ser bastante serio, inclusive dramático. Rulfo no es el inventor pero si es el maestro que señala el camino para este tipo de cuento. En Macario hay las tres cosas: humor, fantasía y drama.

Por lo general, en éste tipo de historias, el narrador viene a ser el protagonista, una especie de antihéroe o pseudo-héroe que cuenta su propia historia y ésta va sucediendo al momento de ser contada. En el caso particular de Macario no es exactamente un pseudo-hèroe. Desde las primeras líneas del cuento, vemos que es más bien un tipo excéntrico, pero conforme va avanzando la narración la historia se va tornando dramática.

El autor establece desde un comienzo que se trata de un personaje fuera de lo común. En la primera línea dice: "Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas" En esta línea Rulfo nos advierte que se trata de un personaje y una historia algo inverosímil, y que el personaje es un excéntrico o un retrazado mental o algo así por el estilo. En la segunda oración continúa diciendo: "Anoche, mientras estábamos cenando, comenzaron a armar el gran alboroto y no pararon de cantar hasta que amaneció". Aquí se reafirma lo anterior y nos enteramos que aparte del narrador hay otros personajes más. En la tercera oración dice: "Mi madrina también dice eso: que la gritería de las ranas le espantó el sueño".

En esas pocas palabras iniciales ya tenemos una idea de lo que vendrá, y en esa tónica seguirá la narración en la que se detallan hechos anteriores al momento que espera que salgan las ranas. Aquí podemos discernir entre tres tiempos que Rulfo maneja muy bien. Comienza en presente y por la cuarta línea nos pone su palabra favorita, Y ahora, que la usa como una clave para separar los tiempos. A partir de cuando dice "y ahora" el narrador cuenta cosas del pasado en la que vemos que hay un nuevo personaje llamado Felipa a quien Macario quiere mucho. Felipa parece ser su madre.

Casi al final del cuento, Rulfo vuelve a usar la palabra "ahora", y retorna a la escena de cuando estaba al lado de la alcantarilla esperando la salida de las ranas. Es ahí donde Macario ha terminado de contar lo pasado, y al parecer es una simple anécdota, pero ello no es así pues falta revelar lo más importante de su historia: Felipa no es su madre.

El drama tiene su culminación cuando dice que si no llega a matar a las ranas para que no canten, su madrina se llenará de coraje y rogará a sus santos para que lo envíen de frente a la condenación eterna. El clímax es cuando Macario dice: "y yo no podré ver entonces ni a mi papá ni a mi mamá que es allí donde están...", ese es el verdadero final y es allí donde sentimos pena por Macario. Notar también que esta última parte está en tiempo futuro.

En este cuento, Rulfo se vale de una figura gramatical conocida como elipsis o tres puntos suspensivos (...) que le sirven de transición para efectuar algunos cambios referentes a: cambio de tiempo, cambio de espacio y cambio en el modo del personaje.
También hay que mencionar que la presentación del cuento está en un solo bloque. Casi la totalidad de ejemplos que encontramos en este tipo de cuento, usa un sólo bloque como aquí, aunque los hay también en la manera tradicional de varios o muchos párrafos. Parece que el uso de un solo párrafo o bloque es para que el lector lea la historia de un tirón y rápidamente, pues de lo que se está enterando es algo de no creer, el lector se supone deberá olvidarse de ello justo al terminar la lectura...o recordarlo por mucho tiempo como es en éste caso.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visitas

Free counters!